martes, 30 de enero de 2018

.- LA COSMOVISIÓN INDOARIA



.- LA COSMOVISIÓN INDOARIA



“Enseñé esta ciencia eterna a Vivaswatta, y éste se la enseñó a Manu, y Manu lo transmitió a Iksvaku. Los sabios regentes conocieron esta ciencia y la transmitieron los unos a los otros sucesivamente. Pero con el  paso del tiempo, destructor de enemigos, ha sido olvidada.”




Si hablamos de la Teoría del Avatar, tenemos que hablar necesariamente del contexto donde está insertada, una ciencia integral, la cosmovisión de la civilización  primordial.  Aunque  en  las  obras  precedentes  sugerí  en  varias ocasiones la existencia de una civilización primordial (con una lengua primordial, una ciencia primordial y una espiritualidad primordial), he tenido que esperar hasta  2012,  para  poder  concluir  desde  todos  los  puntos  de  vista  y  una unanimidad interdisciplinar, que esta civilización y esta ciencia existieron y que sabemos  más  de  lo  que  vulgarmente  se  piensa,  incluso  desde  las  certezas  y pruebas que exige la mentalidad científica moderna.


En 2012 conocí el trabajo de Shikaripura Ranganatha Rao. Fue él quien me mostró hasta qué punto yo estaba equivocado con ciertos prejuicios académicos que sufría y hasta qué punto estos siempre habían sido rechazados por una intuición que siempre supo lo que ahora voy a enunciar: no es cierto lo que se

había dicho de la India Antigua hasta esta fecha. No sólo es falso, sino que es muy probable que sea una mentira, un embuste malintencionado por parte del politizado mundo académico occidental (británico-sionista, para ser más exacto). Como punto de partida, el Dr. S. R Rao demostró que la India Antigua es mucho más antigua de lo que se pensaba8. Está demostrado que la mal llamada Civilización del Indo es más antigua de lo que la arqueología británica impuso como  cierto  desde  el  descubrimiento  de  Sir  John  Marshall9:  hoy  estamos hablando de más de 2.500 lugares arqueológicos (cada año se descubren varios) en un radio de más de 500 kms., en la ribera de siete grandes ríos diferenciados y ya  identificados,  cuya  datación  oscila  entre  3500  y  18000  años,  si  no  más antiguos. Y los arqueólogos indios actuales saben (y dentro de poco lo podrán mostrar) que la India Antigua siguió unos ritmos civilizatorios que coinciden con los datos que aporté apoyándome en los propios textos védicos en La Rueda de los Cuatro Brazos. Además, los arqueólogos indios (y yo mismo a través de ellos) saben (sabemos) que la Civilización de la India Antigua fue testigo a través de los milenios del despliegue de la presente humanidad de una forma menos mítica y alegórica de lo que yo en mi error pensé en el pasado. Y hoy sabemos que aquello que            valorábamos   como     mitos              propios     de        epopeyas  como la        guerra            de Kurukshetra  o  las  historias  de  los  Pandavas  en  el  Mahabharata,  son  más históricos  y  más  reales  de  lo  que  el  orientalismo  académico  se  esforzó  en imponer. Una ancestral civilización con una alta cultura (la más elevada, con la más alta tecnología conocida) se extendió desde los Himalayas hasta Dwarka, desde el Techo del Mundo hasta el Mar Arábigo10, durante varios milenios. El mítico río Saraswati no fue, como se creyó hasta hace poco en las universidades, un río inexistente. El río Saraswati existió y atravesó el actual desierto de Thar11, irrigando la más próspera civilización que se conoce y más antigua. Se trata de la cultura védica original, anterior a la cultura védica académica surgida de una

invasión hoy refutada como error del historiador. Hasta hoy, se consideraban a los Vedas el texto más antiguo del que se tiene registro, con una datación de 1500
AC. Según las últimas investigaciones arqueológicas y lingüísticas, se ha ratificado la primera afirmación: los Vedas es el texto sagrado más antiguo que se conoce. Pero además, se puede ampliar su datación: los Vedas pueden tener incluso más de 15.000 años de antigüedad. Una auténtica revolución del conocimiento se está dando ahora mismo en una intelectualidad india moderna que está descubriendo su verdadera India, la India antigua. Ahora, en 2013, se empieza a conocer el alcance histórico y cultural de una civilización que, sin ser la Civilización del Indo académica ni las Civilizaciones Drávidas que jamás existieron12, puede llamarse y
yo la llamo, la Civilización Indoaria.