martes, 30 de enero de 2018

.- LA COSMOVISIÓN INDOARIA



.- LA COSMOVISIÓN INDOARIA



“Enseñé esta ciencia eterna a Vivaswatta, y éste se la enseñó a Manu, y Manu lo transmitió a Iksvaku. Los sabios regentes conocieron esta ciencia y la transmitieron los unos a los otros sucesivamente. Pero con el  paso del tiempo, destructor de enemigos, ha sido olvidada.”




Si hablamos de la Teoría del Avatar, tenemos que hablar necesariamente del contexto donde está insertada, una ciencia integral, la cosmovisión de la civilización  primordial.  Aunque  en  las  obras  precedentes  sugerí  en  varias ocasiones la existencia de una civilización primordial (con una lengua primordial, una ciencia primordial y una espiritualidad primordial), he tenido que esperar hasta  2012,  para  poder  concluir  desde  todos  los  puntos  de  vista  y  una unanimidad interdisciplinar, que esta civilización y esta ciencia existieron y que sabemos  más  de  lo  que  vulgarmente  se  piensa,  incluso  desde  las  certezas  y pruebas que exige la mentalidad científica moderna.


En 2012 conocí el trabajo de Shikaripura Ranganatha Rao. Fue él quien me mostró hasta qué punto yo estaba equivocado con ciertos prejuicios académicos que sufría y hasta qué punto estos siempre habían sido rechazados por una intuición que siempre supo lo que ahora voy a enunciar: no es cierto lo que se

había dicho de la India Antigua hasta esta fecha. No sólo es falso, sino que es muy probable que sea una mentira, un embuste malintencionado por parte del politizado mundo académico occidental (británico-sionista, para ser más exacto). Como punto de partida, el Dr. S. R Rao demostró que la India Antigua es mucho más antigua de lo que se pensaba8. Está demostrado que la mal llamada Civilización del Indo es más antigua de lo que la arqueología británica impuso como  cierto  desde  el  descubrimiento  de  Sir  John  Marshall9:  hoy  estamos hablando de más de 2.500 lugares arqueológicos (cada año se descubren varios) en un radio de más de 500 kms., en la ribera de siete grandes ríos diferenciados y ya  identificados,  cuya  datación  oscila  entre  3500  y  18000  años,  si  no  más antiguos. Y los arqueólogos indios actuales saben (y dentro de poco lo podrán mostrar) que la India Antigua siguió unos ritmos civilizatorios que coinciden con los datos que aporté apoyándome en los propios textos védicos en La Rueda de los Cuatro Brazos. Además, los arqueólogos indios (y yo mismo a través de ellos) saben (sabemos) que la Civilización de la India Antigua fue testigo a través de los milenios del despliegue de la presente humanidad de una forma menos mítica y alegórica de lo que yo en mi error pensé en el pasado. Y hoy sabemos que aquello que            valorábamos   como     mitos              propios     de        epopeyas  como la        guerra            de Kurukshetra  o  las  historias  de  los  Pandavas  en  el  Mahabharata,  son  más históricos  y  más  reales  de  lo  que  el  orientalismo  académico  se  esforzó  en imponer. Una ancestral civilización con una alta cultura (la más elevada, con la más alta tecnología conocida) se extendió desde los Himalayas hasta Dwarka, desde el Techo del Mundo hasta el Mar Arábigo10, durante varios milenios. El mítico río Saraswati no fue, como se creyó hasta hace poco en las universidades, un río inexistente. El río Saraswati existió y atravesó el actual desierto de Thar11, irrigando la más próspera civilización que se conoce y más antigua. Se trata de la cultura védica original, anterior a la cultura védica académica surgida de una

invasión hoy refutada como error del historiador. Hasta hoy, se consideraban a los Vedas el texto más antiguo del que se tiene registro, con una datación de 1500
AC. Según las últimas investigaciones arqueológicas y lingüísticas, se ha ratificado la primera afirmación: los Vedas es el texto sagrado más antiguo que se conoce. Pero además, se puede ampliar su datación: los Vedas pueden tener incluso más de 15.000 años de antigüedad. Una auténtica revolución del conocimiento se está dando ahora mismo en una intelectualidad india moderna que está descubriendo su verdadera India, la India antigua. Ahora, en 2013, se empieza a conocer el alcance histórico y cultural de una civilización que, sin ser la Civilización del Indo académica ni las Civilizaciones Drávidas que jamás existieron12, puede llamarse y
yo la llamo, la Civilización Indoaria.

sábado, 27 de enero de 2018

Expedientes Secretos X Temporada 11 2018 ANALISIS

Bep Kororoti y los antiguos Astronautas

BEP KOROROTI, EL DIOS ASTRONAUTA DEL AMAZONAS

BEP KOROROTI, EL DIOS ASTRONAUTA DEL AMAZONAS

Existen en el planeta Tierra, cuatro enormes ámbitos que esconden los mayores secretos y misterios de  sofisticadas civilizaciones ancestrales que nos siguen siendo totalmente desconocidas: los desiertos, los océanos, los hielos eternos y El Amazonas.
Sumergidas bajo las aguas, bajo los hielos, bajo las arenas y bajo densas vegetaciones se encuentran la mayoría de las pruebas de la existencia de  una prehistoria muy diferente a la que se puede encontrar en los libros de texto ortodoxos y que, por ahora, permite  continuar levantando monumentos de impostura y bibliotecas de mentiras.
Salvo que existan tritones y sirenas, nadie puede dar testimonio directo desde el fondo del mar, pero sí pueden hacerlo desde los hielos, desde los desiertos y desde la Amazonia, y  desde esta última traeremos precisamente en este post las memorias de una antiquísima tribu indígena llamada kayapó, asentada en el Estado de Pará, que parece conservar  un recuerdo ancestral de aquellos tiempos remotos: Bep Kororoti, que en lengua kayapó, significa "Vengo del Universo" o "Guerrero del Universo".
En el pasado, hace 25.000 años, este dios bajó del cielo para vivir entre los kayapó, enseñándole sus artes y su ciencia antes de retornar a su hogar, ascendiendo a los cielos entre las llamas de un impresionante fuego.
Bep Kororoti vestía una especie de extraño vestido que lo cubría completamente, se acompañaba con una especie de bastón del que surgían flechas con las que podía matar a su antojo, y también era capaz de reducir a cenizas a todo aquél que lo tocara.
Los kayapú celebran anualmente una fiesta ritual por la llegada de los dioses, y en ella un sacerdote hace el papel de Bep Kroroti.
La similitud de su indumentaria con la de un astronauta es más que evidente.
La simbología kayapó destroza cualquier intento de especulación sobre una supuesta "asimilación cultural", ya que su rito viene siendo documentado desde 1884,  casi 80 años antes de que comenzaran los viajes espaciales de rusos y norteamericanos en los años 60, introduciendo así elementos tecnológicos impensados en una sociedad que vive, aún hoy, a años luz  de los conceptos que nosotros entendemos por civilización.
Otro erudito que los estudió, Joao Americo Peret , publicó una serie de fotografías de los nativos en  ropa ritual en 1952, también una década previa al inicio de la carrera espacial, y aseveró que esta vestimenta venía siendo utilizada para ocasiones festivas desde tiempos inmemoriales.
LA VESTIMENTA DE BEP KOROTI, FOTOGRAFIADA POR EL CIENTÍFICO KARL VON DEN STEINEN EN SU EXPEDICIÓN AL AMAZONAS DE 1884
Además, los ritos y objetos que utilizan en sus ceremonias los kayapó ( como ocurre con las tradiciones de todos los pueblos aborígenes preexistentes ), apuntan a algún tipo de conexión con el universo: hombres y mujeres emplumados de la cabeza a los pies, para verse como pájaros que se elevan hacia el cosmos, e innumerables máscaras con bifurcaciones que brotan de ellas como antenas ( a nuestro entender, las antenas son la explicación tecnológica de los "cuernos" de los que están dotados casi todos los "dioses" antigüos, y ya escribiremos algún post más específico sobre esta simbología recurrente de cuernos=dios ).
Joao Americo Peret fue el primer erudito que entrevistó a un viejo consejero de la tribu, que llevaba el  título de Gway Baba , el sabio, para que le relatara detalles de  la ancestral leyenda, y éste contó que el pueblo Kayapó vivía en una sabana grande, muy lejos de su actual ubicación, desde donde se podía ver una sierra de nombre Pukato Ti, y fue desde allí que un día, descendiendo de las estrellas custodiadas por Memi Keniti, su guardián eterno, llegó por primera vez al pueblo Bep Kororoti, vistiendo un "bo" ( el traje de paja que intenta la tribu reproducir en sus ceremonias ) que lo cubría de la cabeza a los pies, y portando un "kop", un arma de trueno, en la mano, con la cual podía destruír árboles y piedras.
Todo el mundo en el pueblo se aterrorizó y primero los hombres trataron de proteger a sus mujeres y niños luchando contra el intruso, pero sus armas fueron demasiado débiles y  todos los que tocaron a Bep Kororoti se convirtieron en polvo, lo cual motivó la huída masiva de la aterrorizada tribu hacia el monte.
Sin embargo, luego de varias escaramuzas, los indígenas se fueron convenciendo de que Bep Kororoti no deseaba hacerles ningún daño, al notar en él expresiones y actitudes de afecto y una blancura resplandeciente en su piel, y se hicieron sus amigos.
Bep Kororoti aprendió rápidamente a utilizar sus armas y sus técnicas de caza y pronto superó en destreza y valentía a todos los del pueblo.
Luego, tomó una joven doncella como esposa y le engendró hijos y una hija a quien llamaron Nio Pouti.
Bep Kororoti era más inteligente que los demás por lo que comenzó a instruirlos en cuestiones desconocidas, como la construcción de moradas ( Obi Ng ), mejoras en las armas, agricultura y ganadería que hicieron el trabajo y la vida más fácil para todos.
También fue el fundador de la" cámara grande" , una especie de "mesa redonda" en la cual se discutían las necesidades de la tribu.
Cuando la caza era difícil, Bep Kororoti ulilizaba su 'kop' y mataba a los animales sin dañarlos, y nunca aceptó un tratamiento preferencial en el reparto, tomando siempre sólo lo que era esencial para alimentar a su familia.
Luego se relata una época oscura de Bel Kororoti, en la cual cambió su comportamiento ( ¿nostalgia? ), manteniendose aislado en su cabaña, o yéndose a las montañas de Pukato Ti a meditar.
Un día, siguiendo su misterioso anhelo interior, se llevó a toda su familia ( menos a su hija Nio Pouti, que no se encontraba en el poblado ) y no regresó por varios días, y cuando lo hizo volvió descontrolado y gritando, con su cuerpo temblando, y nadie pudo lograr calmarlo.
No atacó a los guerreros, pero todos los que intentaron sujetarlo fueron repelidos por una misteriosa fuerza, que, sin embargo, no los mataba y sólo los aturdía.
Cuando intentó abandonar el poblado, fue perseguido por los guerreros, y entonces hizo algo que dejó a todos sin habla: con su 'kop' destruyó todo lo que estaba cerca de él: árboles, frutos silvestres, vegetación y todo ser viviente fue convertido en polvo.
De repente, se escuchó un  tremendo estruendo que sacudió a toda la región y Bep Kororoti desapareció en el aire, rodeado de nubes de fuego, humo y truenos.
Nio Pouti, la hija celestial de Bep Kororoti, que se había casado con un guerrero y dio a luz un hijo, le dijo a su marido que ella sabía dónde encontrar comida ( la destrucción de Bep Kororoti había sido tal que la tribu estaba pasando una curel hambruna ) pero que tendría que seguirla a las  montañas de Pukato Ti.
Así lo hicieron y una vez allí Nio Pouti se sentó bajo  un "árbol especial", el Baba Mem Kent Kre  con su hijo en el regazo y le pidió a su marido que doble las ramas del árbol hacia abajo hasta que sus puntas tocaran el suelo.
Su esposo lo hizo y al momento en que el contacto tuvo lugar, hubo una gran explosión y la mujer desapareció junto con el árbol entre nubes, truenos y relámpagos.
Su marido esperó durante días y cuando ya hbía perdido su valor y estaba casi muriendo de hambre, escuchó un golpe y vió que el árbol y su mujer estaban de nuevo allí, acompañados por Bep Kororoti y grandes cestos llenos de alimentos, que él no conocía y nunca había visto.
El hombre celestial le volvió a pedir al cazador que doblara las ramas hacia la tierra, y, junto con una nueva explosión, desapareció en el aire.
Nio Pouti explicó que las instrucciones de su padre eran que todos debían emigrar, que conservaran las semillas de esos alimentos, y las plantaran antes de las épocas lluviosas para volver a disfrutar de sus frutos todos los años.
Así fue como comenzó la agricultura en el pueblo Kayapó, que previamente se trasladó a Pukato Ti y allí vivió en paz.
Tan antigua como la leyenda es el traje espacial de paja que los indios usan en memoria de la aparición de Bep Kororoti, que dejó una huella profunda en la comunidad y fue narrada de padres a hijos por milenios, durante los cuales obviamente -  y como ocurre con todas las manifestaciones de la especie humana - se fue mezclando con mitos y adornos religiosos hechos con la mejor intención pero fatalmente distorsivos.
No obstante, esa no es razón para desacreditar las raíces de esta ancestral leyenda y atribuírla a un simple cuento para niños.
En el relato, aún distorsionado y "decorado", subyace un hecho real, la visita de un  humanoide con amplios conocimientos, con su traje espacial (bo), su rifle laser (kop), un vehículo de transporte estruendoso y poderoso, y tal vez hasta algún tipo de puerta dimensional o temporal.
Además, la ingenuidad evolutiva que ha conservado esta tribu le otorga a la historia un mayor grado de pureza y menos degeneración, superstición, ignorancia y perversión de la que pueden contener sus miles de equivalentes diseminados por el mundo.
Si este ser con traje de astronauta procedía del espacio, de otra dimensión, o era un humano desplazándose desde el futuro, es algo que tal vez nunca sabremos.
Su fisiología le permitía engendrar hijos con humanos, sus atuendos eran futuristas y a la vez "demasiado humanos" ( ¿qué posibilidades hay de que otra especie que haya evolucionado cultural, tecnológica e incluso físicamente desde otras bases, genere una estética espacial tan parecida a la humana?..salvo, claro, que se tratase de nuestros padres... ) y su interés por relacionarse amistosamente parecía perseguir fines similares a las experiencias que hoy realizamos nosotros con otras especies como los monos o los delfines.
Aún nos falta un largo camino de recuperación de nuestra visión holística para, a través de ella, tratar de interpretar acontecimientos como éste sin depender tanto de la simetría o asimetría de sus generadores.
Mientras tanto, continuaremos tratando de alcanzar conclusiones que posean diversos grados de probabilidad para obtener una guía razonable, lo menos viciosa posible,  y equidistante de la medusa de  las certezas.

playadianos familia de luz capitulo 05

viernes, 26 de enero de 2018

Las mil y una noches COMPLETA 61 Ali baba y los 40 ladrones



Alí Babá (árabe علي بابا, persa علی‌بابا) es un personaje de ficción descrito en el cuento de aventuras Alí Babá y los cuarenta ladrones, perteneciente a Las mil y una noches. Algunos críticos creen que esta historia fue añadida al libro por uno de sus transcriptores europeos, Antoine Galland, un orientalista francés del siglo XVIII que pudo haberla oído en forma oral de un cuentista maronita de Alepo. Sin embargo, Richard Francis Burton afirmaba que era parte del libro original de Las mil y una noches. Esta historia también ha sido popular como trama de pantomimas, siendo quizá la más famosa de ellas Chu Chin Chow (1916).

Las mil y una noches COMPLETA 60 Historia Complicada del Adulterino sim...

Las mil y una noches COMPLETA 60  Historia Complicada del Adulterino simpatico
Historia complicada del adulterino simpatico
831.ª noche - Historia del mono jovenzuelo
Historia del primer loco
837.ª noche - Historia del segundo loco
Historia del tercer loco
844.ª noche - Palabras bajo las noventa y nueve cabezas cortadas
847.ª noche - La malicia de las esposas
848.ª noche - Historia contada por el pastelero
849.ª noche - Historia contada por el verdulero
850.ª noche - Historia contada por el carnicero
851.ª noche - Historia contada por el clarinete mayor

miércoles, 24 de enero de 2018

Las mil y una noches COMPLETA 59 EL TESORO SIN FONDO

Las mil y una noches COMPLETA 59  EL TESORO SIN FONDO

Espacio en blanco-- Cultos de Cargo



Con el nombre de cultos del cargo o cultos del cargamento (muchos autores conservan la construcción inglesa cargo cult y emplean el término cultos cargo) se designan diversas prácticas y ritos no convencionales que surgieron en varias tribus de Australia y Melanesia —especialmente en Nueva Guinea— a raíz de su contacto con la civilización occidental.1​ En el origen de los cultos cargo se halla la creencia en que las manufacturas occidentales —el cargo
[cargamento]— que llegaba por diversas vías a las islas, procedía en
último término de espíritus divinos, y estaban destinadas por ellos al
beneficio de los nativos. El control de estos bienes, de acuerdo con la
creencia, habría quedado en manos de los blancos, que se habían servido
para ello de métodos no legítimos. El cargo es entendido como una recompensa que los ancestros
o las divinidades a las que se venera en las islas tienen destinado a
quienes participan una serie de cultos. Uno de los rasgos principales de
los cultos cargo es la esperanza de que los ancestros vendrán
alguna vez a entregar a la comunidad de creyentes bienes de mucho más
valor. En algunas islas, como Tanna (Vanuatu), los miembros del culto cargo local creen que los estadounidenses son los portadores del cargo

LISTA DE LIBROS PROHiIBIDOS O EXTRAÑOS



archivo de «Los Libros Malditos de Hoy»:
El Exorcista, William Peter Blatty, 1971
La crónica de Akakor, Karl Brugger, 1976
El caso de los OVNIS, Morris K. Jessup, 1955
Recuerdos del futuro, Erich von Däniken, 1968
Mothman: la última profecía, John Keel, 1975 (2002) -
El enigma zombi, Wade Davis, 1987
El retorno de los brujos, Louis Pauwels y Jacques Bergier, 1960 -
El misterio de las catedrales, Fulcanelli, 1926 (1967

SALFAT --- El retorno de los brujos -- RESUMEN DEL LIBRO





El retorno de los brujos, el libro que marcó toda una época

El retorno de los brujos (original Le Matin des Magiciens) es el título de un libro publicado en 1960, subtitulado Una introducción al realismo fantástico.
Lo escribió Louis Pauwels, en colaboración con Jacques Bergier, y
trataba temas entonces novedosos: supuestos fenómenos parapsicológicos,
civilizaciones desaparecidas, el esoterismo y su conexión con el
nazismo,etc. Pretendía dar comienzo a una nueva revolución cultural, y
levantó una gran expectación. En los años 1960 y 1970 se vendieron más
de 2 millones de ejemplares en francés y otros idiomas, publicándose la
primera traducción al español en 1962. El libro El retorno de los brujos
es un texto que, sin dudas, marcó una época, sobre todo las décadas del
60´y 70´ del siglo XX, cuando Jacques Bergier y Louis Pauwels lo
escribieron, quizá con una intención de revolucionar toda la cultura de
la época. Y podemos decir que estuvieron a punto de lograrlo. El libro
recibió cientos de elogios, pero también numerosas críticas. Este libro
cayó en mis manos hace muchos años, todavía durante la época franquista,
y ejerció una gran influencia en mí, abriéndome la mente hacia temas
relacionados con nuestro pasado y que generalmente son obviados por la
comunidad científica. A todos los que estén interesados en este tipo de
temas, les recomiendo leer este magnífico libro. Tal como dijo Isaac
Newton: ”Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano”. Tal como hemos indicado, en El retorno de los brujos
podemos observar una mezcla muy interesante de alquimia,
parapsicología, esoterismo y su relación con el nazismo, así como un
amplio espacio dedicado a las civilizaciones perdidas, con especial
hincapié en las pirámides de Egipto, la Isla de Pascua y los mapas de
Piri Reis.

martes, 23 de enero de 2018

el retorno de los brujos tercera parte









 image

 Jacques Bergier, nacido como Yakov Mikhailovich Berger (Odesa, 8 de agosto de 1912 – París, 23 de noviembre de 1978), fue un ingeniero químico, alquimista, espía, periodista, y escritor francés de origen ruso. Es autor de obras como El retorno de los brujos, Guerra Secreta bajo los Océanos, Extraterrestres en la Historia, El planeta de las posibilidades imposibles (junto a Louis Pauwels), L’ Homme eternel (ediciones Gallimard, Francia) o La Guerra Secreta del Petróleo, entre otras muchas. En su libro  Les livres maudits (de la interesante editorial J’ ai Lu, París, 1971), traducida al español como Los libros condenados, propone una interesante hipótesis. Según la misma, el autor del Manuscrito Voynich poseía conocimientos extraordinariamente avanzados y demasiado peligrosos para el mundo moderno, por ejemplo el secreto de las estrellas novas, por lo cual los ocultó para evitar nuestra propia autodestrucción. Debido a su fama de “sabio despistado” fue incluido por el dibujante belga Hergé  en una de las aventuras de Tintín, concretamente la titulada “Vuelo 714 a Sidney“. Luego de sus estudios secundarios en el Liceo San Luis, prosigue estudios en la Facultad de Ciencias de París y en la Escuela Nacional Superior de Química de París. Ingeniero químico y licenciado en Ciencias, se consagró a la investigación científica, especialmente en química nuclear. En 1936, descubre, con el físico atómico André Helbronner, la utilización del agua pesada para frenar los electrones y realiza la primera síntesis de un elemento radioactivo natural, el polonio, a partir de bismuto y de hidrógeno pesado.  Pronto desarrolló su afición por la alquimia, reforzada por un supuesto encuentro con Fulcanelli en junio de 1937, afirmando en 1950 haber obtenido una transmutación alquímica. Durante la segunda guerra mundial fue miembro de la Resistencia francesa en Lyon. Gracias a datos facilitados por un ingeniero ruso que trabajaba en el lugar, y que envió a Londres, facilitó el bombardeo a la Base de Experimentación de Cohetes V2, en Peenemünde, Alemania.

 “Una introducción al realismo fantástico“, así reza el subtítulo de El retorno de los brujos, que, en un principio, fue pensado como punta de lanza para una revolución cultural. En apenas una década vendió más de 2 millones de copias, y luego se diluyó en el olvido. En 1953, Louis Pauwels pensó en escribir un ensayo sobre sociedades secretas y misticismo. Jacques Bergier lo convenció, sin mucho trabajo, de expandir la obra por otros canales. Luego de varios años de estudio y recopilación de datos, El retorno de los brujos incluyó diversos temas. Demoliendo el reduccionismo del siglo XIX, El retorno de los brujos explica la alquimia como muestra de un saber técnico, alternativo, que no es opuesto a la ciencia. incluye interesantes apariciones de Gustav Meyrink, autor de El Golem (Der Golem), y de Jorge Luis Borges. El Golem (Der Golem) es una novela del austríaco Gustav Meyrink, publicada en 1915. Está basada en la leyenda judía del Golem, un ser creado artificialmente por un cabalista. El Golem recoge una antigua leyenda relacionada con el gran rabí Loew de Praga (1512-1609) y con imágenes vigorosas evoca los misterios del gueto de Praga. El Golem es una figura de arcilla animada por obra de la cábala, para defender a los judíos, pero que se escapa fácilmente del control y provoca catástrofes. Lo que podría ser sólo una extravagancia gratuita, sin más interés que el de un relato bien contado, adquiere significado simbólico: el Golem personifica a los autómatas humanos, que crean la sociedad moderna. Lo mismo que el Golem, el hombre moderno realiza la parte a él asignada contra su propia voluntad y con un rigor atroz. A este pesimismo fundamental, la novela añade un continuo misterio, una atmósfera de errores trágicos en los que juegan enigmáticos cabalistas, una metafísica expedita pero dramática: “la boca de cada hombre se convierte en la boca de Dios si creéis que sea la boca de Dios“. Esta habilidad para crear una visión turbulenta y grandiosa tiene su mejor realización en El Golem. Meyrink se inspiró en las descripciones de la gran ciudad de Charles Dickens, a quien había traducido, para recrear la atmósfera urbana de Praga. Ha sido objeto de múltiples estudios que exceden la literatura, tales como la filosofía, religión, ocultismo, alquimia, magia y cábala. El mismo año de su publicación fue adaptada al cine por el expresionista Paul Wegener. Desde su publicación, no ha habido una generación de lectores que no se haya visto cautivada por esta enigmática obra. Entre 1915 y 1920 se vendieron más de 150.000 ejemplares, encabezando Meyrink la lista de autores más vendidos entre 1915 y 1940, contribuyendo al éxito de la novela la edición de bolsillo destinada a los soldados del frente. Como la mayoría de las novelas de Meyrink, la obra está vinculada a la tradición de  Hoffmann y de los cuentos fantásticos, complaciendo el gusto alemán por las “historias raras“.

El retorno de los brujos Libro Segunda Parte





Cuando se publicó en Francia, hacía sólo quince años que había terminado la Segunda Guerra Mundial. La idea del mismo la tuvo Louis Pauwels, un inquieto periodista muy activo durante la resistencia a los nazis y seguidor de las doctrinas de Gurdjieff, que tenía en mente escribir una especie de enciclopedia de las sociedades secretas que controlaban Europa. Fue Jacques Bergier, un superdotado capaz de leerse un libro en minutos, ingeniero, espía y aprendiz de alquimista, el que le convenció para hacer algo más amplio y así surgió la chispa.


Bergier tenía, sin duda, muchas cosas que contar. Gracias a su trabajo se descubrieron las bases secretas de bombas volantes nazis en Peenemünde. En una prisión de la Gestapo descubrió que tenía facultades telepáticas. E incluso fue condecorado. Pero la experiencia que lo marcó tuvo lugar poco antes de la Gran Guerra, mientras trabajaba como ayudante de laboratorio del químico André Helbronner, un sabio que llevaba años soñando con la bomba de hidrógeno.

Un día, hacia 1937, su jefe lo envío a una curiosa entrevista con un tipo que decía ser alquimista.

Hablaron durante un buen rato, y éste le mostró su preocupación por lo cerca que creía que Helbronner estaba del éxito. "Los trabajos a los que se dedican ustedes y sus semejantes son terriblemente peligrosos", le advirtió. "Y no son ustedes los que están en peligro, sino la Humanidad entera". Le contó entonces que las reacciones nucleares que estaban a punto de desencadenar ya habían sido descubiertas siglos atrás por viejos alquimistas. Es más, según aquel tipo, civilizaciones enteras se habían volatilizado por el mal uso del átomo.

El retorno de los brujos Libro PRIMERA PARTE



En 1953, un amigo común puso en contacto a Jacques Bergier con Louis Pauwels, periodista y escritor humanista de tendencias místicas. Aunque aparentemente no tenían mucho en común, pronto surgió la amistad, y de ahí el proyecto de un libro en colaboración. Inicialmente la idea de Pauwels era escribir sobre la historia y la realidad de las sociedades secretas, pero Bergier lo convenció para ampliar los contenidos. Trabajaron juntos durante varios años. El material de trabajo (libros, datos, casos) era proporcionado por Bergier y la redacción final correspondía a Pauwels. El resultado final fue El retorno de los brujos, subtitulado Una introducción al realismo fantástico, que fue publicado por Gallimard en 1960.

Estos son algunos de los temas tratados en la obra:



    La alquimia. Enlazando con una crítica del positivismo y del reduccionismo cientifista heredados del siglo XIX, los autores exponen el procedimiento alquímico como muestra de un saber técnico alternativo pero no forzosamente opuesto a la ciencia moderna.



    Las civilizaciones desaparecidas. Inspirándose en las recopilaciones de hechos extraños de Charles Fort (al que califican como «Rabelais cósmico»), Bergier y Pauwels consideran la posibilidad de que otras civilizaciones hayan florecido sobre la Tierra y que se hayan extinguido antes de nacer la nuestra, y enumeran indicios que con el tiempo se han convertido en tópicos: las pirámides egipcias, la Isla de Pascua, las líneas de Nazca, las cartas de Piri Reis, diversos textos hindúes, etcétera.



    Nazismo y esoterismo. La tesis de los autores sobre la Alemania nazi es que sólo una transformación radical de la base cultural y moral permite explicar lo inexplicable, el crimen y el desastre absolutos. «En el país de Einstein y de Planck», escriben, «se empieza a profesar una “física aria”. En el país de Humboldt y de Haeckel, se empieza a hablar de razas. Nosotros pensamos que tales fenómenos no se explican por la inflación económica.» Bergier y Pauwels detallan la vinculación de la cúpula nacionalsocialista a cultos esotéricos, así como la creencia en mitologías y cosmogonías aberrantes que en determinado momento se convierten en la ciencia oficial. Las primeras páginas de El pueblo blanco de Arthur Machen, donde éste distingue el mal absoluto de las pequeñas, banales maldades castigadas por el código penal, les sirve para ilustrar su posición. Machen, por cierto, estaba afiliado a la Golden Dawn, una sociedad iniciática como la masonería y el rosacrucismo.



    La parapsicología. Quizá uno de los pasajes más célebres del libro es el que relata un experimento telepático supuestamente organizado por la Marina de los Estados Unidos en 1958: a lo largo de varias sesiones, un sujeto a bordo del submarino atómico Nautilus habría intentado adivinar qué cartas sacaba al azar un aparato mecánico situado en una base en tierra firme. El porcentaje de logros habría superado con creces lo estadísticamente «normal».