jueves, 23 de noviembre de 2017

enseñanzas secretas de los pleyadianos 10



¿Quiénes son los Mensajeros del Alba y cuál es su papel? Los Mensajeros del Alba son aquellos que llevan
los rayos del sol y traen luz y conocimiento. Tienen una antigua organización, una sociedad antigua, un antiguo
lazo espiritual que los mantiene, realizando ciertos trabajos dentro de un determinado sistema de estrellas.
Vosotros sois miembros de los Mensajeros del Alba; si no fuera así no os hubierais sentido atraídos hacia este
libro. Los miembros de esta organización de élite vienen a la Tierra en distintas épocas para llevar a cabo su
trabajo. Esto sucede cuando se ha establecido un ciclo y los acontecimientos son perfectos para que ellos
permitan que la energía del alto cosmos y la energía de la Tierra se fundan dentro de sus propios seres.
Las energías del cosmos están llegando a la Tierra continuamente, y las energías de la Tierra están siempre
elevándose hacia el cosmos. La humanidad crea un puente sagrado entre la Tierra y el cielo, al cual algunos
han llamado «el puente del arco iris». Los Portadores del Amanecer permiten que estas energías se fusionen
para que el amanecer —o la luz—, se despierte en ellos.
Luego llevan este amanecer a las civilizaciones.
Esto es lo que eres. Esto es lo que estás haciendo. Como multitudes de seres. Sois los Mensajeros del Alba.
Como Mensajeros del Alba, existe una cierta postura que facilitará el compromiso que habéis adquirido. 



Esta
postura consiste en
permitir la autoindulgencia, tanto para poner a un lado vuestras experiencias como para
salir de ellas.
Ser Mensajeros del Alba es saber que cada conexión hace el todo, sin importar cómo esté estructurada, ni la
fuerza o la debilidad que pueda tener más allá de lo grande o pequeño que pueda ser su papel. La fortaleza, la
debilidad o la influencia no han de ser comparadas necesariamente; son sólo la postura en que la consciencia
escoge concentrarse, su danza de realidad.
Os instruimos acerca de vosotros mismos y os ayudamos a expresar lo que está en vuestro interior, no lo
que está en el exterior. Como Mensajeros del Alba, estáis en la hora más oscura que precede al amanecer,
mientras seguramente os preguntaréis dónde está el rayo de luz. Entonces, casi instantáneamente, la luz
empezará a aparecer de no se sabe dónde. ¿Cuál será su origen? ¿De qué manera cambiará tu forma de
pensar? ¿Cómo puede la existencia ser tan oscura en un momento y luego, apenas un tiempo después, existir
la luz? Como Mensajeros del Alba,
ordenáis que la luz aparezca. Fuisteis instruidos para esto; es vuestro
fuerte.
Vosotros, los Mensajeros del Alba, también conocidos como la Familia de la Luz, aceptasteis pasar por el
proceso de mutación para evolucionar y convertiros en seres más elevados mediante la intención y la aceptación consciente. Hacéis regresar la luz al planeta y creáis la nueva evolución de la humanidad, haciendo
posible el gran salto evolutivo cósmico, tanto de la consciencia como de la inteligencia, anclando primero la
frecuencia dentro de vuestros cuerpos. Viviéndola.
La Familia de la Luz procede de un lugar central de operación; una fuente dentro del universo que actúa
como estación emisora. Existen soles centrales dentro de vuestro sistema galáctico y un sol central en el
universo. Los mayas llamaron «Alcyone» a este sol central. Otros, lo conocen por otros nombres. El sol tiene
luz, y la luz contiene información. Pongámoslo de una forma más sencilla: los Miembros de la Familia de la Luz
provienen de un sitio que es como el almacén central de información para el universo.
Vosotros salís de este sol central y lleváis su información por varios sistemas de este universo; maquináis,
planeáis y viajáis. Sois únicos en este aspecto y lo sabéis. Al contemplar a la población os dais cuenta de que
sois muy diferentes. Os encanta crear agitación y desmantelar los sistemas. Cuando algo pone: «Prohibido el
paso», se dirige a todo el mundo menos a vosotros. Vais ahí donde las puertas están cerradas con el fin de
abrirlas. Operáis separando vuestro yo en muchas identidades multidimensionales para luego entrar a los
sistemas y cambiarlos.



A veces os encarnáis en estos sistemas durante cientos de miles de años, preparando el momento para ser
llamados a desmantelar un sistema. Por ejemplo, os encarnáis en la Tierra unas cuantas veces, de manera
que si la llamada dice que la Tierra va a ser intervenida y que se va a cambiar el paradigma, podéis decir: «He
estado ahí doscientas cuarenta y siete veces, en muchas formas, y una vez fui capaz de elevar mi cuerpo. Hice
esto, aquello y lo de más allá. Si entro en este plan para desmantelar el sistema, estoy seguro de que seré
capaz de refrescar mi memoria y, de recordar, de desafiar las leyes y de completar mi misión».
A veces esto no sucede y el plan debe ser abortado por alguna razón. Esto es muy frustrante para vosotros.
Sin embargo, cuando todo marcha de acuerdo con lo previsto y lográis desmantelar el sistema, creando un
nuevo paradigma de luz, es como un orgasmo cósmico para vosotros.
Los miembros de los Mensajeros del Alba, o la Familia de la Luz, trabajan en equipos. No entráis solos en
los sistemas. Os necesitáis el uno al otro para realizar esta tarea porque no podéis mantener la frecuencia
solos. Al ir en equipos, aumentáis las posibilidades de éxito en la realización del plan. Sois como rayos y
espirales muy inteligentes de luz de aquel sol central y guiados siempre por un gran conocimiento que está
dentro de éste.