sábado, 25 de noviembre de 2017

Enseñanzas secretas de los pleyadianos 20





Cuando vuestra biblioteca fue desordenada y dispersada, el ADN se dividió para que sólo quedaran dos ramas con muy poca información y muy poca memoria, la sexualidad permaneció intacta en el cuerpo físico. 



Se la dejó, por supuesto, como una forma de reproducción; una manera de mantener a la especie en contacto
con su propia esencia y de darle vida. En las profundidades de la sexualidad se encuentra una frecuencia que
puede ser conseguida, que ha sido buscada y malinterpretada por mucha gente. Se denomina orgasmo.






El orgasmo ha sido distorsionado de su propósito original. Tu cuerpo ha olvidado el orgasmo cósmico porque
la sociedad os ha enseñado durante miles y miles de años que la sexualidad es mala. Os han enseñado esto
con el fin de controlaros y para impedir que buscarais la libertad que se puede conseguir a través de la
sexualidad. La sexualidad te conecta con la frecuencia del éxtasis, lo cual te conecta con la fuente divina y con
la información.


La sexualidad ha sido desacreditada en este planeta y esto está almacenado en vuestra memoria celular.
Esto no es sólo en esta vida; son miles de años de apropiación indebida y mala utilización. Es necesario que
despejes la negatividad que rodea a la sexualidad en esta vida, y que experimentes y examines tu forma de
utilizar la energía sexual y su expresión en tus «yoes» multidimensionales.


Las partes sexuales de tu cuerpo son avenidas que conducen al placer y crean frecuencias que sanan y
estimulan al cuerpo y, potencialmente, lo conducen hacia su yo espiritual más elevado. La sexualidad ha
estado tan mal entendida en este planeta que, cuando se da entre dos personas, rara vez tienen éstas la intención de conectar espiritualmente a través de ella. La sexualidad invoca una espiritualidad que es libre y que se
contempla a sí misma como creadora. No obstante, rara vez se utiliza como puente hacia los niveles
superiores de consciencia.
Hemos conversado con una serie de individuos que han estado utilizando la luz. Al encontrar a la pareja
adecuada en una situación monógama, han sido capaces de alcanzar estados del ser muy elevados. La
monogamia tiende a funcionar bien para la mayoría de vosotros debido al lugar en que os encontráis
vibracionalmente. Cuando uno tiene muchas parejas, se tiende a ser poco honesto y a esconder la propia
identidad: compartes un poco por aquí, otro poco por allá y esparces tus semillas por todas partes. Es mejor
estar con una sola persona, aunque esto no quiere decir que tenga que ser para siempre. Sé leal, sé abierto,
comparte con la persona con la que estás y llega tan lejos como puedas con ella. Si resulta ser tu vida entera,
maravilloso. Si no lo es, y si os encontráis en una situación en la que ya no os comunicáis ni os servís el uno al
otro, y sientes que la relación no será capaz de dar un salto cualitativo, termina con la relación y encuentra a
otra persona que trabaje con tu misma vibración.
Cuando trabajáis mano a mano últimamente, desarrolláis la confianza. La mayoría de vosotros tenéis dificultad para confiar en vosotros mismos porque no tenéis un modelo de confianza. En una relación se puede aprender sobre la confianza, porque funciona como un espejo en el que puedes ver tu reflejo, te muestra
aquello que no podrías ver desde tu punto de vista.

 Muestra una imagen de ti mismo mera de ti, siempre y
cuando establezcas una comunicación abierta en la sexualidad y una profunda intimidad, y no utilices la
sexualidad como una forma de evitar el acercamiento. Muchos de vosotros habéis utilizado la sexualidad como
una forma de distracción y una manera de eludir la intimidad en lugar de desarrollarla. Empezáis recibiendo
energía y a mirándoos a los ojos, sintiendo la excitación. Luego, en lugar de exploraros unos a otros íntima y
espiritualmente, cerráis vuestros centros de sentimiento, os ponéis la armadura y tenéis unas relaciones
sexuales superficiales y a nivel genital porque os da demasiado miedo y resulta demasiado intenso entrar en la
ruta de la conexión total, corporal y espiritual. A veces el sexo superficial es maravilloso. Lo que estamos
diciendo es, sencillamente, que hay más. Hay mucho más y nadie te priva de ello excepto tú mismo, tus
creencias y tu temor de derribar tus barreras y tus muros.
Muchos de los miedos que tenéis se basan en lo que habéis creado para vosotros mismos y en lo que le
habéis hecho a otros en vuestra vida sexual. Tu historia sexual afecta a todas las esferas de tu alma, de
manera que todos los problemas del alma son transmitidos por todo tu cuerpo. A veces no quieres ver esto
porque es demasiado doloroso y lo juzgas porque crees que es malo. Deja de juzgar, sé neutral con respecto a
lo que has hecho: no importa lo que descubras, no importa lo atroz que te parezca, no importa lo difícil que
parezca y no importa cuánta violación implique. Comprende que tu propósito ha sido reunir información y
comprenderte a ti mismo.
La sexualidad es una frecuencia. Representa aquello que no os fue arrebatado aunque vuestra historia,
vuestros recuerdos y vuestra identidad os fue arrebatada y dispersada. El único medio que os quedó para
descubrir quiénes erais, fue la experiencia sexual. Esto, por supuesto, nunca os lo dijo nadie. Ahora vamos a
atacar un poco a la iglesia. Lo sentimos mucho por los que pertenezcan a alguna. Las iglesias surgieron como
organizaciones; para controlar la religión y el desarrollo espiritual y con la finalidad de crear trabajo, de crear
una jerarquía y una especie de club. Muy pocas iglesias surgen con la idea de informar a la gente.


Normalmente no contempláis a la religión como algo que os proporciona información, ¿verdad? Cualquier
religión que provea información está operando en la vibración de la verdad.

0 comentarios:

Publicar un comentario