sábado, 25 de noviembre de 2017

enseñanzas secretas de los pleyadianos 18

La luz te informa. Te inspira, porque cuando estás informado te sientes más poderoso y cuando no lo estás te
sientes impotente.


El sonido es otra forma de transportar información porque forma parte de la luz. Te puede parecer que la luz
y el sonido son dos cosas separadas porque, desde tu punto de vista, percibes la luz con tus ojos y el sonido
con tus oídos. Por el hecho de utilizar dos áreas de percepción separadas, parece como si la luz y el sonido
también estuvieran separados. En realidad, están muy conectados. Se abrazan estrechamente porque ambos
transportan información.



Muchas de las estructuras construidas en este planeta, en particular en los antiguos lugares sagrados,
contienen información almacenada en las piedras. De la misma manera, tenéis información almacenada en los
huesos de vuestro intelecto. Cuando permites que el sonido se mueva a través de ti, éste abre una puerta y
permite que la información fluya hacia tu cuerpo.
También penetra en el suelo, afectando a las vibraciones de la Tierra y permitiendo que se produzca una
reordenación de una alineación molecular de la información. Aquellos de vosotros que utilizáis el sonido
cuando trabajáis con los cuerpos de otros, producís una realineación de la estructura molecular y creáis una
abertura para que entre el flujo de información. Este tipo de trabajo será cada vez más profundo.



En el Tibet, cuando un maestro capaz de trascender las realidades moría, se guardaba el cuerpo y se le
permitía entrar en su deterioro natural, porque el esqueleto contenía una sensibilidad hacia las frecuencias.
La
información está almacenada en huesos y en piedras.
En algunas partes del Tibet en las cuales las líneas de
continuidad de las sectas de monjes se remontan a miles y miles de años, la gente ha conservado los cráneos
de los distintos maestros. Poseen criptas muy secretas y habitaciones repletas de estos cráneos. Cuando uno
entra en estos lugares, puede acceder, mediante el sonido, a los factores de inteligencia de los humanos que
ocuparon esos cráneos.
¿Comprendes por qué fueron diseñados los cráneos de cristal? Las estructuras cristalinas son como
computadoras holográficas: pueden transmitir a los humanos evolucionados, o conectados, un enorme caudal
de información. Tienen forma de cráneo para poder actuar como códigos para la comprensión de tu propio
cráneo, haciéndote comprender que los huesos de tu cuerpo son muy valiosos.
El sonido es una herramienta de transformación. Los Guardianes de Frecuencias, que es lo que nos gustaría
que fuerais, aprenden a modular la frecuencia que llevan a través del sonido. El sonido puede penetrar
cualquier sustancia, mover moléculas y reordenar realidades.
En el antiguo Egipto, el ankh, el símbolo que representaba la vida era, en realidad, un modulador de
frecuencias. Utilizado por individuos que eran maestros guardianes de frecuencias, eran capaces de hacer
muchas cosas con ellas. El ankh es similar a una horquilla para sintonizar, y puede dirigir el sonido. Es así
como se usaba hace mucho tiempo. Antes de que puedas ser capaz de experimentar el uso del sonido de la
manera egipcia, tendrás que demostrar tu integridad. Tendrás que pasar por una iniciación o prueba para ver si
se te puede confiar este tipo de poder. Este planeta no está maduro aún para que dicha energía esté en manos
de cualquiera. Si fueras capaz de realizar este tipo de trabajo en esta época, tu vida no estaría a salvo porque
habría muchos que querrían utilizar tu don con fines reprobables. Se te darán habilidades cuando te
encuentres maduro para ellas.
Puedes empezar a trabajar con el sonido permitiéndole «hacer música» con tu cuerpo. Céntrate, despeja tu
mente y permite que los tonos fluyan por tu cuerpo. Las antiguas escuelas de misterios trabajaban con el
sonido de esta forma, y es una técnica muy poderosa cuando se practica en grupo. Dentro de muchos años,
pero en esta década, os sorprenderéis con lo que veréis como resultados de vuestros sonidos o sinfonías
cooperativas. Cuando entonéis juntos, se os demostrará lo que sois capaces de hacer sin siquiera saber que
sois capaces de ello. Aprenderéis a utilizar y a cultivar este tipo de energías para hacer vuestro propio ankh.



Cuando le regalas arcilla a un niño, al principio no sabe hacer cosas con ella, de manera que tú haces bolas y
fideos para él, para que conozca el potencial que hay en ella. Luego el niño, después de jugar un rato con la
arcilla, descubre su propia creatividad con la forma.
La forma creativa del sonido os es mostrada primero como un potencial. Se os conduce y dirige en el uso del
sonido. Eventualmente, descubrirás por ti mismo algunas de las cosas que se pueden lograr con él. Entonces
te volverás más osado y aprenderás lo que el sonido es capaz de crear. Las energías son introducidas de esta
manera para que sean utilizadas correctamente y con el fin de que no os excedáis por causa del entusiasmo.
Llegaréis muy lejos en el uso del sonido después de haber trabajado con él durante un tiempo. Es como darle
una herramienta poderosa a un bebé. Si la consciencia es apropiada, podrías hacer cosas sin conocer las
ramificaciones de lo que haces. Mira lo que hace el sonido en estadios y auditorios. Los gritos de las multitudes
crean un cierto ambiente. Cuando vosotros emitís sonidos en grupo, creáis un ambiente para vosotros mismos.
Permitís que ciertas energías toquen el instrumento que son vuestros cuerpos.


 Abandonáis las ideas preconcebidas y permitís que distintas melodías y energías utilicen vuestros cuerpos físicos como oportunidades para representarse a sí mismas en el planeta. En realidad, lo que experimentas es la fuerza de vida de las energías que permites que se expresen a través de ti. Sois como canales. Así como nuestro vehículo nos permite llegar a vuestra realidad a través de su cuerpo, vosotros permitís que una vibración llegue
al planeta en toda su gloria a través de vuestros cuerpos y vuestra cooperación como grupo.


 Dais a luz algo. Creáis una oportunidad, y la energía la aprovecha.