domingo, 19 de noviembre de 2017

Enseñanzas secretas de los pleyadianos capitulo 02


La humanidad es un experimento. La humanidad ha sido diseñada, como la mayor parte de lo que existe en
la creación. El Creador Principal empezó a experimentar con la creación en este universo hace ya mucho
tiempo, con el propósito de una mayor auto-exploración, auto-gratificación y auto-expresión. El Creador
Principal trajo a este universo energías y esencias de vida —extensiones de sí mismo— y obsequió a esas
extensiones con los dones que él poseía. Entregó sus capacidades de buena gana y sin pedir nada a cambio.
Existen muchos otros universos y muchas otras formas de diseñar universos; éste, en particular, fue diseñado
como una zona de libre albedrío, en la cual
todo estaría permitido.El Creador Principal les dijo a estas extensiones de sí mismo: «Salid y cread, y devolvédmelo todo». Era una
tarea bastante sencilla ¿no es así? En otras palabras, lo que el Creador Principal estaba diciendo era: «Os
daré mis dones. Salid y dad de vosotros sin pedir nada a cambio, de manera que todo lo que creéis en este
universo comprenda que su esencia es mi identidad».





Estas extensiones del Creador Principal, a las que llamamos dioses creadores, salieron y empezaron a
experimentar con la energía del Creador Principal, ya que existía en ellos mismos. Empezaron a crear su
propia jerarquía, que a su vez creó otras jerarquías. Cada jerarquía creó otra jerarquía, y así sucesivamente,
para dotarlas de su propia esencia y para participar del desarrollo de este universo. Finalmente, en uno de los sistemas galácticos, se planeó diseñar a la Tierra como centro intergaláctico de intercambio de información. Era un plan increíble. La Tierra era un lugar hermoso, situado en el límite de uno de los sistemas galácticos y de fácil acceso desde otras galaxias. Estaba cerca de muchos portales de paso: las carreteras por las que viajan las energías a través del espacio.